¿Es posible chatear con los muertos? La inteligencia artificial puede plantear una solución

By / 23 agosto, 2017 / Tendencias

Es difícil responder qué queremos dejarle a la humanidad, cuál será nuestro legado para la historia en esta era digital. ¿Qué tal si pudiéramos dejar un ser digital que pudiera conversar e interactuar con nuestros amigos y familiares ante nuestra ausencia? 

Vivir para siempre y traspasar los límites del cuerpo y vencer a la muerte puede ser el deseo de muchos. ¿Qué tan posible es esta idea? Al parecer la solución estaría en la inteligencia artificial.

Su amigo falleció, ella lo reconstruyó con inteligencia artificial

Perder a un ser querido es una experiencia dura para la mayoría. Podemos llegar a sentir que no aprovechamos el tiempo con esa persona y desearíamos tener la oportunidad de decirle unas palabras si tuviésemos oportunidad.

Una historia similar le sucedió a Eugenia Kuyda @ekuyda, una programadora rusa que perdió a uno de sus más cercanos amigos, Roman Mazurenko. Una historia del común de no ser porque Kuyda es la CEO de un emprendimiento digital llamado Luka Inc., que desarrolla bots, una especie de programas que interactúan con una persona mediante una conversación.

Roman Mazurenko, es un hombre de 35 años que falleció el 28 de noviembre de 2015 en un accidente automovilístico. Eugenia Kuyda creo un bot que le permite hablar con su amigo las veces que ella quiera.

[Imagen de perfil de Twitter de Roman Mazurenko @RomanMazurenko]

En ese momento, Kuyda llevaba dos años trabajando en inteligencia artificial.  A ella se le ocurrió la idea de usar las redes neuronales artificiales para simular la personalidad de Roman.

Para recopilar todos los datos posibles de la identidad de Roman, Kuyda se valió de todos los mensajes e información que recibió de su amigo en redes sociales como Facebook o Twitter. El objetivo, simular la forma de aprender de un cerebro humano.

Los avances en el uso de algoritmos y el reconocimiento de patrones en imágenes, audio o texto, ayudaron a generar un bot que respondiera como lo haría Roman Mazurenko en la vida real; incluyendo matices como los chistes y esas expresiones singulares que hacen único a un ser humano.

“Es tan sólo la sombra de una persona, y eso no era posible apenas un año atrás, y en un futuro muy cercano podremos hacer mucho más”, explicó Eugenia Kuda en su cuenta de Facebook.

Ustedes también pueden conversar con Roman Mazurenko ingresando a la app en la Apple Store. Por el momento no está disponible para Android.

¿De verdad el bot de Roman piensa como lo haría Roman Mazurenko?

Una de las características que uso Kuyda para crear este bot es el ‘deep learning’, es decir, el análisis de patrones. Kuyda utilizó cerca de 8 millones de líneas de texto de las conversaciones que sostuvo con Roman Mazurenko y con la red neural, que desarrollaba para Luka Inc, encontró los patrones de diálogo que imitaban casi perfectamente a su amigo fallecido.

Es de anotar que al principio de la creación del bot, Kuyda ideo un modelo ‘selectivo’ donde se hacía coincidir los textos de Mazurenko con respuestas apropiadas. En una evolución de la aplicación se pasó a un modelo ‘generativo’ donde la inteligencia artificial es capaz de tomar fragmentos de los textos y recombinarlos para hacer nuevas frases.

El reconocimiento de voz detrás de Amazon de Alexa o el asistente Siri del iPhone, o el reconocimiento de imagen en Google Fotos, deben sus habilidades a este llamado aprendizaje profundo.

Por lo tanto, si entendemos que una de las claves de la comunicación es la intención detrás de un mensaje, Roman Mazurenko no sería una imitación 100% de la personalidad del fallecido. El avatar digital solo responde a las preguntas y estímulos que le son ingresados a su sistema, no lleva la iniciativa en una conversación.

¿Cómo sería la vida más allá de la muerte en el mundo digital?

Iniciativas como la de Eugenia Kuyda nos hace preguntar sobre la posteridad que tendrán nuestros mensajes en redes sociales. Si estos son llevados para construir un bot ¿cómo podríamos decidir que mostrar y qué no?

Varios tenemos aspectos de nuestra vida que nunca quisimos revelar. ¿Qué pensarán nuestros familiares o amigos que no conocían esa parte de nuestra personalidad? Esto se convierte en un dilema ético sobre nuestro legado digital.

¿Usted necesita un amigo?

La empresa de Eugenia Kuyda a dirigido sus esfuerzos en estos momentos a desarrollar un bot llamado Replika (disponible en Android e iOS). Una mezcla entre un diario y un asistente personal, que hace preguntas sobre sus gustos y actividades y finalmente puede imitar su estilo de conversación.

Kuyda imagina que esta app puede evolucionar a un ser digital que realice diversos trabajos a nuestro nombre como la negociación de un recibo u organizar una salida con los amigos. Posiblemente también fuese usado como su legado digital para el futuro más allá de la muerte.

¿Les gustaría crear su propia identidad digital? ¿Cómo se sentirían si ese avatar se expresará incluso con aquellas frases, esos trapos sucios, que usted nunca quiso que nadie conociera?


Para cerrar este artículo les contamos que Eugenia Kuyda nos estará acompañando en la siguiente edición de #Link {Muerte digital} [ESTRENO] Domingo 27 de agosto -9pm- por #CanalTrece.

About Author

Andrés Cristancho

Back to Top