“No estoy haciendo podcast para ganar dinero” @LocutorCo

By / 16 agosto, 2017 / Tendencias

¿Podemos decir que una persona del común puede convertirse en medio de comunicación? Los nuevos formatos llegaron para cambiar el modelo de comunicación de los medios tradicionales.

Conversamos con Félix Riaño @LocutorCo, un podcaster bogotano, sobre este nuevo formato para el consumo de la gente en la era digital.

Frente a la amplia oferta de contenidos en Internet y redes sociales ¿Nos estamos informando mejor?

No necesariamente, ni sí ni no. Nos estamos informando más, tenemos más fuentes de información disponibles. Pero parecería ser que a gran parte de la población nos agarró esta avalancha informativa sin la preparación para entender, para filtrar, para saber en quién confiar y en quién no, y sobre todo a quién re difundir y a quién no.

Ese es un concepto muy importante para mí, el re difundir. Significa que yo puedo ser vehículo de la información de otras personas.  Ya no se trata de medios de comunicación masivos hegemónicos que dicen y todo el mundo acata lo que diga. Ahora yo puedo controvertirlo o creerle y difundirlo. No solamente a los medios de comunicación grandes sino también a los medios pequeños que somos cada uno de los que tenemos redes sociales.

¿Cómo construir esa credibilidad con la audiencia?

La credibilidad siempre se ha construido con relaciones interpersonales. Hay personas a las que uno les cree y otras a las que no. En el modelo de medios de comunicación masivos hubo una época larga en la que simplemente les creíamos todo. Si estaba escrito en un periódico era verdad, después le creímos todo a lo que se decía en la radio y luego a la televisión. Luego llega un momento en el que empezamos a dudar o a establecer qué le creo y qué no a este canal de televisión o emisora de radio.

Ese modelo en las redes sociales vuelve a construirse así, con la persona que te está hablando. Si es una persona que sabemos que es mentirosa o que acomoda las verdades, uno mira si le cree o no. El problema aparece cuando estamos educados a que todo lo que nos digan es verdad y tenemos que quedarnos callados.

¿Empezamos a creerlo todo porque está escrito en un tweet? No estamos preparados como sociedad para evaluar quién escribió un tweet, cuándo lo escribió, por qué o para qué e intentar establecer si le creemos o no. Hemos sido una sociedad perezosa sin criterio para tomar nuestras propias decisiones.

Usted viene de la radio ¿Por qué se separó de este medio y empezó a hacer podcasts?

He peleado varias veces con la radio y me he ido. Principalmente coincide con temas de mi vida personal. Nacen mis hijas y yo decido dedicarles más tiempo a ellas que estar metido tanto tiempo dentro de una emisora de radio que suele estar hecha de una cabina cerrada, sin ventanas, en la que uno está aislado y con la responsabilidad de hablarle a la sociedad. Eso me parece un contrasentido, que la radio se aísle para hablarle a la gente.

Yo estoy mucho más cómodo con una comunicación más viva. Estoy en un compromiso personal para rescatar lo humano de la comunicación y adaptarlo de una manera sana a los nuevos medios y los nuevos tiempos.

¿Para usted, por qué los podcasts vienen siendo mejor que la radio?

No existe la programación impuesta por la radio. Yo puedo elegir entre todos los contenidos disponibles, armar mi propia parrilla de programación y oír las cosas que yo quiero cuando las quiero. Es mucho más sensato con mi forma de pensar, respeta mi individualidad y me permite mejorar mi nivel de comunicación. No tengo entonces que escuchar a nadie comentando sobre fútbol si a mí no me interesa el fútbol.

Se acomoda a mis tiempos y necesidades. Si hay un contenido muy importante, que yo quiero, lo puedo oír cuando yo tenga tiempo y no cuando la radio me imponga. En el podcast se devuelve el poder al receptor.

¿Por qué nace El Siglo XXI es Hoy?

Me di cuenta de que existe el podcast ciudadano, no el del medio hegemónico. Que hablan con voz de ciudadano y que en ese sentido es mucho más horizontal, mucho más cercano y con menos vicios de poder. Me gustó mucho más la idea de oír a una persona que podía ser mi amiga a la idea de estar oyendo a una persona que está por encima y que cree saber más que yo.

Decidí hacer este podcast con dos conceptos importantes. Uno, el nombre “El Siglo XXI es Hoy”. Me di cuenta de que el tiempo en el que estoy viviendo va avanzando mucho más rápido de lo que me habían enseñado cuando yo era niño. El futuro que me habían prometido no está por llegar, sino que ya se me está pasando. Tengo que estar muy atento a lo que está sucediendo hoy. Decidí recordarme que el Siglo XXI es hoy y ya se me escurre entre los dedos.

El segundo concepto, es hacer un podcast que parece una llamada telefónica porque lo hago con un teléfono. Puedo hacer el programa donde esté, si estoy en la calle lo hago en la calle en tono de amigo.

Es quien yo quiero ser para mí mismo y lo que yo quiero ofrecer de mí mismo. Quiero estar más vinculado con amigos que con público que yo no conozca y que trate como ocultando lo que de verdad piense sobre un tema. Quiero ser muy respetuoso, pero no exageradamente respetuoso que deje de ser yo mismo. Quiero conectarme con personas dispuestas a escuchar lo que quiero contar y oír también a esas personas.

¿Cómo se construye un episodio de El Siglo XXI es Hoy?

Lo primero que hago es estar muy conectado con las noticias tecnológicas. Estoy suscrito a fuentes RSS de noticias, estoy suscrito a muchos podcasts para oír lo que están diciendo, estoy sintonizado con gente que hace podcasts en todo el mundo y también las vivencias que yo tengo.  Esto en tecnología es importante, la ‘experiencia de usuario’, si yo no tengo experiencia no estoy viviendo el mismo mundo que las demás personas.

Como base mínima de respeto hablo de aquello de lo que sé. Si sé poco incluso, pues tengo poco por contar. No me meto en terrenos que no conozco. Me dedico a hablar de las vivencias tecnológicas que tenemos todos a través de redes sociales, aplicaciones, series de televisión que ya no son de televisión, y todo aquello que se pueden hacer básicamente con el teléfono.

Los podcasts de Félix Riaño se pueden encontrar completamente gratuitos en Internet ¿Cómo se financian?

No me financio, no es algo que yo esté haciendo por dinero y eso para mí es una diferencia también importante con respecto al objetivo de la comunicación. Yo no estoy haciendo el podcast para ganar dinero. En ese sentido tengo la consciencia más limpia de que puedo decir lo que deba decir porque no hay nadie pagándome para que lo diga. Es posible que luego evolucione este sistema y logre trabajar haciendo podcasts, pero tengo definido que no voy a cobrar por decir cosas.

La publicidad es una cosa y la vida personal es otra, en eso creo yo que me he ganado la vida con la publicidad. Yo sé que el podcast que hago lo oye mi mamá y está bien. No hablo como se habla en un medio de comunicación caliente estilo hegemónico en el que tienen que dar información comercial de estilo órdenes. Yo más bien doy consejos por los que nadie me paga.

¿Se consume podcasts en Colombia?

Sí se consume podcasts en Colombia, pero es minoritario. Eso hace que las personas que están interesadas en producir en el medio por el interés de ganarse la vida por vender el contenido o la publicidad no se hayan fijado en los podcasts.

Como producción de podcasts consciente y consistente solamente hay personas individuales (yo quiero contarme entre ellas), proyectos educativos o de emprendimiento, instituciones como la Radio Nacional de Colombia y su frecuencia hermana Radiónica, también existe la compañía Blu Radio que está produciendo algunos como experimento, y a parte está Caracol Radio que hace una publicación de sus contenidos al aire (una especie de reuso).

Mi gran esperanza es que en el uso de los individuos haya una renovación de los medios.

¿Qué emprendimientos de podcasts colombianos destacaría?

Yo recomendaría probar podcasts, pero teniendo en cuenta que cada persona es un universo distinto. No se trata de sugerir contenido masivo, se trata de recomendar contenido prudente y oportuno. Eso significa que no a todo el mundo le sirve la misma receta.

Lo maravilloso que tiene el podcast es que tú no necesitas escuchar una emisora que está intentando congraciarse con todo el mundo al mismo tiempo. Tú puedes escuchar un programa y programar tu parrilla de escucha con solo ese programa o con tres programas, pero todos de tu gusto.

Creo que hacia allá debe apuntar la especialización, a los grupos de interés y no a un contenido universal.

¿Qué nuevos espacios se abren a través del podcast?

Tú puedes aprender de un podcast y eso es algo que la radio ha dejado de hacer. Hay muchos podcasts de formato tutorial, un formato importante en el siglo XXI. En radio no hay tutoriales porque no se puede llegar a todo el mundo a decirle “Cuando tú vayas a reparar unos zapatos de lona lo que tienes que hacer es esto”.

Sin embargo, una persona que tiene unos zapatos de lona, que quiere mucho y que quiere repararlos tal vez si quiere encontrar un tutorial. Esta persona encontrará ese contenido como podcast mas no como programa de radio.


¿Nos estamos informando mejor? No se pierdan #Link [ESPECIAL] El periodismo en la era digital {jueves 17 agosto -10 pm} Solo por #CanalTrece

About Author

Andrés Cristancho

Back to Top