Un grito mudo: el llamado de los jóvenes, editorial Toma El Control

Reconozco que no fue fácil aceptar que de acuerdo con la legislación colombiana no soy joven. A mis 29 ya me alejé de esa maravillosa etapa. Sin embargo, esa experiencia que tengo me ayuda a entender un poco mejor lo que quiere, necesita y debería ver la juventud en Colombia.

Soy Adriana Alvarez Uribe y fui el patito feo hasta mis 20 años. Era insegura, gorda, tímida (todavía), alejada de todos…

No alcanzan a imaginar cuánto me habría gustado saber que había otra “Adriana” con una situación similar en algún programa de nuestra televisión. Dejar de sentirme sola y de algún modo tener una guía que me recordara que ante todo la primera opinión que importa sobre mi vida es ¡LA MÍA!

Lee también: Nostalgia por la televisión noventera

No voy a decir que no tuve apoyo en mi casa porque afortunadamente tengo un papá, una mamá y una hermana que harían cualquier cosa por verme feliz. El problema es que no es fácil hablar de eso y sentir que solo preocupas a las personas que más amas.

A lo anterior se suma que yo no me sentía identificada por esa tendencia de ser “gringa” como si no valorara mi origen y las tradiciones puramente colombianas con las que crecí, tener un referente del que me pudiera sentir orgullosa.

Sabemos que hacer seriados de ética y valores, o de corte académico, no son la respuesta, la gente quiere entretenerse, divertirse, pero es ahí que los canales pueden probar de lo que son capaces porque sí es posible educar, formar y entretener.

No es un secreto que estamos en una época en la que lo habitual es que los adultos de la casa trabajen y por tanto no se pueda compartir en familia como quisiéramos. Los jóvenes buscan en programas de televisión esa guía que muchas veces no tienen en casa y aunque no todos los casos son iguales ni la “caja mágica” puede tener la responsabilidad de dar respuesta a todas las inquietudes propias de esta etapa, sí pueden abordar temas que recuerden a los demás que como esa persona hay muchas, como esa persona todos necesitamos apoyo, no es debilidad aprender a pedir ayuda en caso de necesitarla

Los canales públicos tienen ese plus de no querer aparentar y sí querer resaltar, enseñar y cultivar lo que nos hace colombianos sin desconocer todo lo que hay afuera. La televisión regional es un referente sumamente valioso por lo que busca que, pese a que cubra una región diversa en la que saltemos de una rica ruana en el páramo hasta el abrumador calor de un desierto; de unas suaves alpargatas a unas fuertes notas llaneras, logran rescatar todo lo que somos. Somos región.

Recuerdo varias series en los años 90 en las que veía casos que yo también podía enfrentar. ‘Conjunto cerrado’, ‘Francisco el matemático’ y ‘De pies a cabeza’ son solo algunos de los casos exitosos de reflejar a un grupo de jóvenes que, como todos, también enfrenta dificultades.

De nosotros depende buscar construir una mejor sociedad y ante esa responsabilidad probar de lo que como televisión pública somos capaces de producir,

¿Con qué programa crecieron o crecen, cuál es esa temática que les gustaría se plasmara y de qué manera abordarla?

Sigan tomando el control de la tele y busquemos algo que nos permita cultivarnos como mejores seres humanos, exijamos, lo merecemos.


Por Adriana Álvarez Uribe


Pueden ver todos los editores de Toma El Control dando clic a este enlace

About Author

Adriana Álvarez Uribe

Back to Top