El gótico tropical y otros datos del cine de terror colombiano

By / 28 septiembre, 2017 / Cultura

 

El cine colombiano atraviesa por un buen momento, aunque los espectadores colombianos suelen ser exigentes con los contenidos nacionales que se exhiben en la pantalla grande. La risa y el miedo son tal vez las emociones más difíciles de despertar en el público.  Particularmente el terror es una de las sensaciones que no se liberan tan fácil, y a pesar de que es uno de los géneros que menos ven los colombianos, el cine de terror nacional está en una constante evolución.

El cine de terror en Colombia

Es relativamente reciente, pues mientras que en 1922 se realizó María, el primer largometraje de ficción colombiano, solo fue hasta 1977 cuando salió a la luz Funeral Siniestro, la primera película de terror colombiana, dirigida por Jairo Pinilla.

En nuestro país este género ha tenido una corta pero constante historia:

Jairo Pinilla, el padre del cine de terror colombiano

 Desde pequeño, Jairo Pinilla sintió temor por los velorios, por los ataúdes adornados de velas y flores, y finalmente fue este miedo lo que despertó en este caleño un interés especial por el terror.

Después de finalizar sus estudios en Electrónica, Pinilla sacó a flote su fascinación por el cine y con muchos esfuerzos logró realizar cortometrajes. Sin embargo, Jairo siempre soñó con hacer una película de terror. Así que alquiló una cámara y se lanzó a filmar Funeral Siniestro (1977), rodada en Chocontá, que narra la historia de Isabel, una niña que pasa una noche con un cadáver en su casa.

FUNERAL SINIESTRO (1977) Colombia

No Description

Esta película fue un éxito en taquilla y logró quedarse 3 meses en las salas de cine. Pese al escaso apoyo económico, Jairo Pinilla siguió realizando terror: en 1980 estrenó Área maldita, que cuenta la historia de un grupo de narcotraficantes que siembran marihuana en una zona donde vive una serpiente asesina.

Más adelante llegaron 27 horas con la muerte (1981), Triángulo de oro (1984), Extraña regresión (1985) y Por qué lloran las campanas (2005), que se sumaron a la lista de las más de 50 películas de Pinilla.

El gótico tropical

El gótico tropical fue creado por Caliwood, especialmente por Luis Ospina y Carlos Mayolo. Este género se caracteriza porque usa elementos o ambientes del cine terror pero los relaciona directamente con la realidad colombiana.

Como dato curioso, este término se originó por el escritor Álvaro Mutis, autor de La Mansión de Araucaima, pues en alguna ocasión dijo: “Quiero hacer una novela gótica pero en tierra caliente, en pleno trópico”.

En 1982 llegó Pura Sangre, protagonizada por un vampiro de los ingenios azucareros que padece una enfermedad y necesita sangre joven. El siguiente año salió a la luz Carne de tu carne (1983), un filme que revela un romance incestuoso de dos hermanos, que se entrecruza con historias de ultratumba de sus antepasados.

Pura Sangre (01)

Roberto Hurtado, un anciano magnate azucarero, regresa a Cali después de hacerse un examen médico en los Estados Unidos. Lo acompañan en el avión privado su hijo Adolfo y el médico norteamericano Hughes. Este último le revela a Adolfo que su padre padece de una extraña enfermedad que exige transfusiones masivas de sangre de niños o adolescentes del mismo sexo.

En 1986 llegó La mansión de Araucaima, una de las joyas del cine colombiano. En esta casona misteriosa viven seis personajes diversos, quienes se sorprenden con la llegada de una joven atractiva que despierta infinidad de pasiones entre ellos.

El terror en el 2000

Si bien existieron otras aproximaciones al terror como Holocausto caníbal (1981) y La noche infernal (1982), fue hasta el nuevo milenio que las nuevas ideas se consolidaron y lograron impactar al público colombiano.

En el 2006 llegó Al final del espectro, un filme que narra la historia de una mujer que padece agorafobia. En el 2011 se estrenó El Páramo, que cuenta la vivencia de un grupo de soldados que son enviados a una base militar ubicada en un páramo desolado, finalmente esa soledad los hace perder la cordura.

En los siguientes años se publicaron: Secretos (2013), Encerrada (2014) y Demental (2014).

La apuesta más reciente fue en el 2016, con Saudó Laberinto de almas, la historia de Elías, un médico exitoso que empieza a tener pesadillas que le recuerdan a su lugar de origen: un pueblo solitario llamado Saudó. En este sitio se practica brujería, cantos, ritos y rezos que obligan a sus habitantes a quedarse allí.

Tráiler, SAUDÓ: Laberinto de Almas

El público está convocado para cumplir su cita con el destino, pues tendrá la oportunidad de ver desde ya en internet el tráiler oficial de SAUDÓ, LABERINTO DE ALMAS, la producción maldita que inundará de miedo las salas de cine.

El cine de terror colombiano tiene una historia reciente, sin embargo su evolución en los últimos años ha sido constante. Debido a nuestra historia violenta, muchas veces la realidad ha superado cualquier pieza de horror. Actualmente la industria cinematográfica ha abierto nuevos espacios para que los directores jóvenes exploren el cine de terror y despierten los gritos de los espectadores.

 

 

 

 

About Author

Angélica María Loaiza

Back to Top