Descubran cómo los latidos de su corazón desbloquearán un dispositivo

By / 24 octubre, 2017 / Tendencias

Con la llegada de los teléfonos inteligentes se abrieron las puertas a distintos métodos de bloqueo, contraseñas, huella dactilar, retina e incluso reconocimiento facial. Hoy un nuevo experimento ha dado paso a un sistema biométrico que analiza las dimensiones del corazón para desbloquear un dispositivo o iniciar sesión en un computador.  

 

Un equipo de científicos de la Universidad de Buffalo en Estados Unidos desarrolló lo que se denomina “sistema de seguridad definitivo”, usando un radar Doppler para detallar la forma única y el tamaño real del corazón, el cual hace un monitoreo constante para asegurar que nadie más intente conseguir el acceso al aparato con el que se enlace.

“Nos gustaría usarlo para cada ordenador porque todos necesitan privacidad. Registrarse y desconectarse es tedioso y nunca se han encontrado dos personas con corazones idénticos”, asegura Wenyao Xu, líder del estudio.

Todo nuestro cuerpo está lleno de marcadores biométricos que en un futuro pueden servir como identificación o claves de acceso a dispositivos o lugares.

También les puede interesar: El chip que nos dará la entrada al nuevo mundo, estará en “nuestras manos”

¿Cómo funciona este sistema biométrico?

Para registrarse el sistema toma al menos 8 segundos mientras que reconoce la dimensión del corazón, ya después lo hace automáticamente y lo que ocurre es que se debe acercar para desbloquearlo y alejar para bloquearlo.

Una de las grandes preocupaciones gira en torno al daño que el sistema pueda causar a nuestro cuerpo, a lo que los científicos agregaron que la intensidad del radar es mucho más baja que una señal de wifi.

“Vivimos todos los días en un entorno Wi-Fi y el nuevo sistema es tan seguro como los dispositivos Wi-Fi.  El lector es de 5 miliwatts, incluso menos del 1 por ciento de la radiación de nuestros teléfonos inteligentes”, afirma Xu.

Lo más atractivo de esta herramienta es que no se necesita contacto para acceder solo hay que acercarlo, sin embargo, si hay alguna persona en medio del usuario y el dispositivo, éste no se desbloqueará y tampoco existirá la preocupación de no cerrar sesión.

Hay quienes temen porque el nivel de seguridad no se ajuste a las expectativas, otros desconfían de un sistema biométrico “perfecto”, por su parte existen también las personas que apoyan el nuevo modelo por su practicidad.

¿Qué opinan ustedes?

About Author

Jenny Sepúlveda

Back to Top